Millonaria multa a menonitas y a autoridades de Bacalar

0
661
La Procuraduría Federal del Pro­tección al Ambiente (Profepa), sancionó a la comunidad menonita del sur del estado por devastar tres mil hectáreas de selva.
Millonaria multa a menonitas y a autoridades de Bacalar

Como lo adelantó LA VERDAD hace un año, la Procuraduría Federal del Pro­tección al Ambiente (Profepa), sancionó a la comunidad menonita del sur del estado por devastar tres mil hectáreas de selva.

En entrevista durante un recorrido por esa zona el año pasado, el titular de la Profepa, Guillermo Haro Bélchez, adelantó sobre dicho expediente en donde estaban bajo la lupa las comunidades de San Fernando, El Bajío y Buena Espe­ranza. Mencionó que se tenían denuncias sobre presunto daño sobre la laguna de los siete colores.

De la misma manera, habló sobre reportes de que empresas hoteleras, res­taurantes y hasta prestadores de servicios náuticos contribuyen a contaminar la laguna. En los primeros dos casos lo hacen a través de que ahí desembocan los desperdicios del drenaje, mientras que los náuticos tiran aceite y otra clase de compuestos en el agua, por lo que se instalará una oficina regional.

Millonaria multa

De esta forma, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) sancionó a cuatro representantes de la comunidad menonita y a las autorida­des de los ejidos de “El Paraíso” y “El Bajío”, ubicados en el municipio de Ba­calar, Quintana Roo, por un monto total de 10 millones 266 mil 640 pesos, por violaciones a la normatividad federal en materia forestal.

De acuerdo con un comunicado, en 2017, la de­pendencia, a través de su delegación en la entidad, ejerció sus atribuciones en materia de protección a los recursos naturales e instauró procedimientos administrativos a los ejidos denominados “El Paraí­so” y “El Bajío”, y a cuatro representantes de asen­tamientos menonitas ubicados en el citado muni­cipio.

En ambos casos se registró afectación en una extensión total de mil 316 hectáreas, 637.5 del ejido “El Paraíso” y 678.5 de “El Bajío”, por el cambio de uso de suelo en terrenos forestales, se precisó.

Una vez sustan­ciados ambos proce­dimientos adminis­trativos y otorgados el derecho de audiencia a las partes involucradas, se determinó la respon­sabilidad directa de las autoridades ejidales.

10 millones 266 mil 640 pesos, por violaciones a la normatividad federal en materia forestal.

Arrasaron con la selva

Se constató que menonitas asentados en “El Paraí­so” tuvieron la intencionalidad de remover vegeta­ción para la realización de cambio de uso de suelo, donde se afectó un ecosistema de vegetación se­cundaria arbórea de selva mediana subperennifolia y de selva baja espinosa subcaducifolia, con espe­cies tropicales.

En el caso de “El Bajío”, se observó que en una superficie de 678.5 hectáreas se removió vegeta­ción para la realización de cambio de uso de suelo, con afectación de un ecosistema de selva mediana subperennifolia y selva espinosa subperennifolia (Astornium graveolens).

Asimismo, se dañó a especies de Palma chit (Thrinax radiata), Jobillo (Astronium graveolens) y el Loro (Aratinga nana), especies que se en­cuentran enlistadas en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010.

Cambiaron uso de suelo

Las sanciones impuestas se sustentan en la Ley Ge­neral de Desarrollo Forestal Sustentable (LGSFS), y Artículo 37 TER de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA), al no tener autorización federal en materia forestal para el cambio de uso del suelo en terrenos foresta­les, en una superficie total de 637.5 hectáreas.

Y por afectar especies de flora y fauna enlista­das en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SE­MARNAT-2010 sobre protección ambiental, especies nativas de México de Flora y Fauna Silvestre, categoría de riesgo y especificaciones para su inclusión, exclusión o cambio-lista de es­pecies en riesgo.

La multa para “El Paraíso” asciende a cinco mi­llones 57 mil 830 pesos; en tanto que la aplicada a “El Bajío” es por un total de cinco millones 208 mil 810 pesos, que deberán ser cubiertas en forma soli­daria por los ejidos y las personas implicadas de la comunidad menonita de la región.

Parte fundamental de la resolución administra­tiva ordena la reparación del daño ocasionado, de­biendo restituir la superficie de 637.5 hectáreas en el caso del ejido “El Paraíso”, y de las 678.5 hectá­reas en “El Bajío” afectadas con motivo del cambio de uso de suelo en terrenos forestales, mediante el cumplimiento de medidas correctivas en ese senti­do, lo que deberán realizar las autoridades ejidales y miembros de las comunidades menonitas.

LEAVE A REPLY