Martha Elena fue víctima y hoy vive libre de violencia familiar por decisión propia

0
671

-Tras vivir en violencia psicológica y emocional, con los programas del Gobierno del Estado aprendió a identificar los síntomas y resolverlos

-En 2018 Quintana Roo avanzó del lugar 31 al 6 en el Programa de Prevención y Atención a la Violencia Familiar y de Género

QUINTANA ROO.- Martha Elena es abogada y litigante durante mucho tiempo. Fue criada por sus abuelos y creció en un hogar tranquilo y nunca supo de violencia familiar, tampoco de cómo identificar los síntomas.

Ya casada, ella fue víctima de violencia psicológica, emocional, matrimonial. Hace unos años llegó al Instituto Quintanarroense de la Mujer (IQM) desesperada, angustiada, desorientada en busca de ayuda y la recibió. Ahora ya superó esa agresión.

Como ella, cientos de personas han sido atendidas a través del programa de prevención y atención a la violencia familiar y de género, con lo que al cierre del año 2018 Quintana Roo avanzó del lugar 31 al 6 a nivel nacional, luego de ser evaluados los indicadores de positividad de la herramienta de detección, cobertura de atención especializada, consultas promedio otorgadas por usuaria, grupos de reeducación concluidos, concordancia del registro de información, comprobación del gasto, casos de violación sexual atendidos oportunamente, magnitud vectorial e índice de desempeño vectorial.

Martha Elena narra: “A pesar de que soy profesionista no se me dio la forma de identificar lo que era violencia, porque en casa nunca se me enseñaron lo que era violencia y cuando me caso y tengo a mi primer hijo, digo todo es porque estaba embarazada”, su pareja se iba y regresaba, así como los problemas.

“En el Instituto me recibieron mujeres, hermanas muy sensibilizadas que me apoyaron, que me regalaron oídos para escucharme. Fue donde por primera vez me sentí escuchada sin ser criticada, sin ser juzgada, fue donde no tuve miedo de hablar, de llorar, de gritar, de desahogarme. Cuando vi a la psicóloga y empecé hablar, a hablar y hablar me di cuenta de lo dañada que estaba y desafortunadamente no había podido identificar nada de eso”, narra ahora tras sobrevivir a la violencia familiar.

En Quintana Roo, a través del Instituto Quintanarroense de la Mujer (IQM), que dirige Silvia Damián López, se realizan programas de prevención de la violencia contra las mujeres, en los que se cuenta con equipos de especialistas que recorren las comunidades brindando a la población abierta, pláticas en los siguientes temas: “Derechos Humanos de las Mujeres”, “Prevención de la Violencia”, “Derechos sexuales y reproductivos y la Violencia Sexual”.

De igual manera se brindan servicios de atención de violencia contra la mujer que contemplan trabajo social, psicológico y jurídico para apoyar a las víctimas.

“Me dieron herramientas para que yo pudiera identificar lo que era violencia, lo que era maltrato, fue cuando me di cuenta de lo que estaba viviendo, porque yo no sabía lo que estaba viviendo”, explica.

A casi tres años de esta administración, el gobernador Carlos Joaquín ha impulsado acciones para la disminución de las desigualdades, para que la gente viva mejor, pero sobre todo para avanzar en la erradicación de la violencia contra las mujeres y su prevención, porque prevenir es protegernos. Hay resultados, como el caso de Martha Elena, pero todavía falta hacer mucho más que lograr con la participación decidida de la gente.

“El día de hoy yo estoy afortunadamente soltera, estoy muy contenta con mis hijos. Fue un proceso que tuve para poder decidirme, porque finalmente no es fácil para ninguna mujer dejar a la pareja, sobre todo después de 20 años y gracias a eso hoy vivo libre de violencia” indicó

Dejar respuesta