Delincuencia enluta hogares de policías y militares

0
759
Con Vicente Fox se inauguró una de las épocas más oscuras para el país en la que la violencia se incrementó a niveles alarmantes y que continuó en las administraciones de Felipe Calderón y de Enrique Peña Nieto.

Desde el año 2000, cuando entró a gobernar el país Vicente Fox, el combate a la delincuencia ha dejado una  estela de caídos, tanto de las fuerzas armadas como de otros cuerpos policiacos, quienes han perdido la vida en cumplimiento  de su deber.

De acuerdo con documentos  de transparencia solicitados por LA VERDAD al gobierno federal,  han perdido la vida en esta “guerra” como lo bautizó hace 12 años el ex presidente Felipe Calderón,  al menos  200 mil elementos.

También en este sexenio se han registrado numerosas muertes,  de ahí que el presidente electo Andrés Manuel López Obrador convocó a una “Amnistía Nacional”, con la finalidad de pacificar al país, para lo cual se realizarán diversos foros,  con el fin de cambiar algunas leyes y en donde la legalización de las drogas sería una parte medular.

Entre los elementos policiacos y militares, también se solicitó cuántos se suicidaron o perecieron por accidentes, ya que como se sabe, el stress y los estados de ánimo postraumáticos por estos combates con el hampa, motivan que el personal caiga en depresión, según reconocen especialistas de esos cuerpos.

En el caso de accidentes, son sucesos indirectos pero motivados por esta lucha y vigilancia en todo el territorio nacional que van desde choques de vehículos, accidentes aéreos, hasta caídas, descargas eléctricas, paros cardiacos, ahogados por corrientes de agua, caída de troncos, etc.

De la misma forma la Secretaría de Defensa Nacional,  reportó que la mayoría  los caídos son elementos de la tropa y muy pocos oficiales; además de que en relación a sus emolumentos y el número de efectivos de 2012 a 2015 y de años subsecuentes, se consulte el portal de infomex.org, mx/gobierno federal.

Conforme al folio  0000700049118, suscrito por el Titular de la Unidad de Transparencia, general  de Brigada, Diplomado del Estado Mayor (DEM), Francisco Toscano Camacho, del año 2000 a lo que va de 2018, sumaron  164 elementos caídos en donde los de más alto rango son un teniente coronel y un capitán.

Becas para familiares de caídos

De la misma forma la SEDENA,  informó  a través de la solicitud de trasparencia a LA VERDAD, que desde 2010 existen las llamadas “becas especiales” y que es el Instituto  de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (ISSFAM), el organismo responsable de las pensiones e indemnizaciones que reciben dichos caídos de la milicia.

Marinos también afectados

En relación a los beneficios que reciben los familiares de los elementos de la Armada de México que han perdido la vida en cumplimiento de su deber, la Secretaría de Marina dijo que son: pensión, seguro de vida militar, seguro de vida colectivo, fondo de trabajo o de ahorro, pagas por defunción y becas.

En cuanto a este último rubro se tiene que  en 2014, se dieron más de tres millones 534 mil pesos a hijos de los caídos: en 2015 sumaron más de cuatro millones 402 mil pesos;  en 2016 sumaron más de seis millones 6 mil pesos; 2017 sumaron seis millones 374 mil pesos y en lo que va 2018 se llevan erogados más de tres millones de pesos.

En total sumaron 112 elementos de la Marina los caídos, la mayoría de ellos casados y con hijos o en su caso con familiares  cercanos como madre o padre como beneficiarios, precisó la dependencia.

 Policías Federales otros que cayeron

En relación a la Policía Federal de acuerdo al reporte que se obtuvo vía transparencia por LA VERDAD, proveniente de la Dirección General de Enlace de la oficina del Comisionado General son  en total 583 elementos caídos de los cuáles  270 elementos  fueron casados, de los cuales 52 tenían hijos; 250 con estado civil soltero o soltera, de los cuáles en 38 casos tenían hijos.

En cuento a los beneficios sociales que reciben sus familiares se expuso en la dependencia que es de acuerdo a las prestaciones que otorga el ISSSTE. En relación a las becas se manifestó que desde 2013 se otorgan a los hijos de los elementos caídos que van desde los 5 mil 200 pesos a los siete mil pesos. Cabe destacar que anteriormente es decir de 2012 a 2006 no se otorgaba este beneficio.

Respecto a los familiares que han recibido paga por defunción,  se especificó que en su mayoría son de elementos asignados a los estados  de: Michoacán, Guerrero, Tamaulipas, Puebla y Estado de México, principalmente.

Otras cifras

De acuerdo al ex vocero de Vicente Fox, Rubén Aguilar Valenzuela,  desde que en diciembre del 2006 dio inicio la guerra contra el narcotráfico, declarada por el presidente Felipe Calderón, y hasta el año pasado habían fallecido 496 soldados, de acuerdo a datos recabados en la SEDENA.

Del total de estas muertes, 249 fueron por arma de fuego en enfrentamientos con los narcotraficantes, 111 a causa de accidentes vehiculares y 50 en accidentes aéreos. Los otros 86 casos, en accidentes de muy diverso tipo.

En estos años, en los 15 estados con más bajas para el Ejército, Tamaulipas ocupa el primer lugar con 120, le siguen Sinaloa con 60, Michoacán con 54, Guerrero con 39, Nuevo León con 32, Chihuahua con 27, Sonora y Jalisco con 24 cada uno.

Luego vienen Durango con 19, Veracruz con 18, Zacatecas con 16, Coahuila con 13, San Luis Potosí y Oaxaca con nueve cada uno y Baja California con siete. En los otros 17 estados la suma es de sólo 25.

El 2010 es el año con más caídos, cuando sumaron 89, y el más bajo 2016 con sólo 24 soldados muertos. En el presente sexenio, el año del mayor número de caídos fue el 2013 con 44.

En razón de su rango han muerto 216 soldados, 123 cabos, 68 sargentos y 15 subtenientes. De 74 caídos, el informe no da cuenta del mismo.

El número de los soldados caídos contrasta contra los más de 200 mil  asesinatos, que han tenido lugar en los seis años del gobierno de Calderón y los primeros cinco años del presidente Enrique Peña Nieto. Son ya 11 años de guerra.

“La estrategia de guerra que inicia Calderón,  la hizo suya Peña Nieto. La única diferencia, es que el primero la convirtió en el tema central de su comunicación y el segundo nunca ha hecho referencia al mismo”, dijo.

Añadió que desde que dio inicio la guerra, en los 80 participé en una y viví en carne propia lo terrible que son, señalé el error de haberla declarado. Con Jorge G. Castañeda,  publiqué dos libros sobre el fracaso de la misma en el gobierno de Calderón.

Especialistas como Alejandro Madrazo, del CIDE-Aguascalientes, dijo, insisten en la necesidad de retirar al Ejército de esta guerra. Esa no es su función y no está preparado para la tarea. Se requiere que la Policía Federal y de los estados se hagan cargo de la lucha contra el narcotráfico.

El Ejército, añadió, se debe retirar de manera gradual y escalonada en el marco de un plan. En ese mismo tiempo deben construirse instituciones policiacas sólidas y robustas. Éste es el único camino sensato, concluyó.

LEAVE A REPLY